domingo, 4 de diciembre de 2016

Entrenamiento pasivo: moviendo las neuronas

 
Seguramente habrás leído la entrada del blog y pensarás: vale, ha perdido la cabeza. 

Creo que todo no es mover las piernas, sino que cada vez más, estoy convencido de éso que predicaban de mens sana, in corpore sano. Obviamente, cuando estamos de buen humor, descansamos bien y en definitva, hacemos todo lo posible por ser felices, nuestro cuerpo nos acompaña, y parece que estamos mejor. 
Pero en fin, vuelvo al asunto que me llevaba a escribir este título de entrada. Aprovechando que la pierna aún está pocha y no me arriesgo aún a darle a las zapatillas (sí a salir un poco a pedalear e investigar el entorno que me rodea), empleo tiempo en rebuscar libros que ya leí (de temática deportiva/salud) y buceando por internet me encontré el siguiente documental:


A modo de sinopsis patillera, os diré que habla (aportando datos) sobre el auge que ha tenido en estos últimos años el running (los que me conocéis mínimamente, sabéis que es un término que odio...el correr de toda la vida, vamos) y la consecuente caída en lesiones de la gente por diferentes motivos (obsesionarse desembocando en patologías psicológicas, mala praxis, etc). Además, salen figuras conocidas dando su visión sobre el tema. Todo de forma muy general, una pincelada por encima, pero que creo que el que quiere investigar un poco, le puede ser un buen punto de partida a la hora de profundizar en su búsqueda personal del correr (o tal vez, aquí servidor, le da demasiadas vueltas a lo que es el bombear sangre rápido).

Un documental recomendable, sin duda, que se deja ver bien y que me dejó un buen sabor de boca. Me dio que pensar, desde luego, y creo que hizo que tenga muchas ganas de salir a trotar y reconectar con la esencia de esta actividad.