domingo, 31 de diciembre de 2017

Levantar hierro o piedras?

- Perdóname Padre por que he pecado...
+ Dime hijo.
- Me he apuntado a un gimnasio.
+ Tú lo que eres gi.... Sal de aquí!

Un diálogo similar es el que mantienen a menudo mis neuronas. O lo que sea que haya en la cabeza, seguro que lo sabéis, esas vocecillas de dentro de la cabeza (esas mismas que te animan a comerte otro trozo de brownie, beber otra cerveza o irte a dormir).

Nunca he sido muy amigo del ejercitarme o moverme en confinamiento, porque al final, es lo que me parece. Si puedo, prefiero estar al aire libre, a merced de las inclemencias meteorológicas, canes que quieren morderte la rabadilla, señoras que ocupan toda una vía verde o de mi propia torpeza al pedalear intentando atravesar una zona enlamada sin besar el suelo. 
Por todos es sabido, además, que la vitamina D no se consigue encerrado en un zulo, sino que nos la proporciona el astro rey, aka Lorenzo.

Peeeeeero no lo voy a negar, llevamos una buena temporada de lluvia en el norte, que hacía falta, y el tener disponible un lugar en el que moverse un poco sin quedar enchoupado , es de agradecer. 
Y sí, cuando uno quiere no tiene excusa ni necesita material para moverse o ejercitarse en casa. Yo mismo me he pegado unas fiestas bárbaras con apenas dos metros cuadrados y un cartón en vez de esterilla de fitness
Comodidad de tener acceso a material que de otra forma no dispondrías? Depende de como se mire... Cuanto necesitas? Personalmente tengo pocos artilugios, no necesito muchos más, y sé que cuando los tenga, probablemente me quede en mi cueva hehe. Y el día que tenga un pequeño jardín se acabaron las mancuernas: que vivan las piedras!

Habéis llegado leyendo hasta aquí? Venga, una pausa y estirad conmigo!

No quiero que penséis que esto es una crítica a los gimnasios: habrá al que le sirvan, sin duda. Y hay en algunos que hay actividades que de otra forma no se podrían hacer. O a todos os cabe una rueda de tractor en casa?

Sólo he conocido un gimnasio que fuese acorde a mi filosofía, y que no fuese al final una especie de lanzadera a un escaparate de músculos. Uno que me podría recordar a los antiguos griegos, en el que el culto al cuerpo no es estar cachitas, sino saludable. Y hasta hace poco pude ver como en ese mismo se enseña Crossfit, y no como un deporte de moda, sino como una actividad buena, en la que se hace piña con gente y se busca mejorar uno mismo. Si lees esto JC, un saludo manito :)

La conclusión a todo esto es que las cosas no tienen por que ser buenas o malas, depende del uso que se les de y de quien os topéis de instructor. He llegado a disfrutar de levantar hierro con mi amigo y su mentor (que a la vez también lo fue el mío), así que ahí queda eso...
Creo que hay mucha gente que empobrece lo que se conoce como fitness hoy día, pero estoy seguro, que aún queda gente de la vieja escuela que lo transmite y lo vive de la forma que considero correcta.

Dejo esto aquí a modo de introducción para futuros hilos. Con que entrenáis vosotros en casa? Vais a gimnasio? Sois de colgaros de árboles y levantar piedras como yo? Abramos una pequeña discusión tabernaria!

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes comentarme aquí ;)