domingo, 15 de octubre de 2017

No bailo con lobos, pero corro por perros :)

El pasado uno de Octubre se celebraba en los montes de Curro, en Barro, la IIª Carrera solidaria Montes de Curro. Organizada por la Asociación Cadeliños, y como ya denota la palabra solidaria, con el fin de recaudar fondos para ayudar a los peludetes. 

Echar un cable a los que lo necesitan trotando, por que no? | Foto: Asociación Cadeliños

Ofrecían diferentes formas de participar: una andaina (caminata) de 5 km, una carrera de 5 km y para los que tuviesen las piernas mejor, aventurarse en la larga de 15 km. 

Los Asmatic Bros no somos mucho de apuntarnos a carreras, pero si hay alguna con tintes solidarios en los que aportar nuestro granito de arena, allá vamos de cabeza. En este caso, al estar el equipo dividido y cada uno de los integrantes en una punta de la Península, yo sería el representante en solitario de nuestro selecto club de "disfrutadores" de trotar por la naturaleza. Eso sí, el apoyo moral en la distancia no faltaría.

Así que varios factores hicieron que me decantara a asistir: el empujón anímico de mi compañera de esta maratón llamada vida, el que fuese un evento solidario y aprovechar que no conocía la zona para ampliar mi mapa particular.

Me decidí por la carrera en su versión más corta. Aunque mi cabeza y espíritu ansiaban la larga, sabía que ni mi estado de forma ni las rodillas iban a disfrutarlo. 
Me presento en la línea de salida poco después de estirar un poco las patas, como toda la gente que por allá andaba. El ambiente, a pesar de ir en solitario y no conocer a nadie, es agradable y distendido. Además, por allí está el stand de Cadeliños con productos a la venta y perretes dispuestos a probar la oportunidad de irse a una casa a gozar de una buena vida. También me entretengo viendo la gente que se anima a participar en la caminata acompañada de sus compañeros caninos...mucho pelo en las inmediaciones del arco de salida, pero no importa, me encanta lo salvaje y primitivo!

En la retaguardia | Foto: Asociación Cadeliños

Se da el "pistoletazo" de inicio. Los galgos que andan en la vanguardia marcan su frenético ritmo. Yo, opto por nuestra táctica de siempre: última fila e ir encontrando mis revoluciones y escalar puestos poco a poco. Que esprinten los galgos, los bulldogs fofisanos estamos hechos para otra cosa. 

Poco después de salir se iniciaban una sucesión de cuestas. A muchos no les gustará, pero es en uno de los terrenos que más cómodo me siento. Así que poco a poco, zancada a zancada, voy ascendiendo. Las vistas, la verdad, hacen que por momentos me olvide que el corazón late fuerte en el pecho y que a veces resople como una locomotora que lleva forzada su máquina. A pesar de la niebla, el espectáculo era digno de ver (y volveré para poder contemplarlo sin niebla).
Durante la subida comparto palabras con un chico que me marcaba un ritmo muy bueno a seguir, nos "despedimos" poco antes de iniciar la esperada bajada (un saludo si lees esto...de verdad, si no llega a ser por ti, no creo que hubiese subido tan bien).

Y llegó la hora de volver al punto de inicio, fue una bajada rápida (incluso para mí), sin terreno técnico por el que preocuparse y simplemente disfrutar de bajar a lo que diesen las piernas.
En lo que me pareció un momento, ya cruzaba el arco de meta. Lo que era de menos para mí era el tiempo, tenía buen sabor de boca por el trote hecho.

Llegando... | Foto: Asociación Cadeliños

Decir que en todo momento y el recorrido, la atención de los organizadores y voluntarios fue excelente, de diez. Hasta uno de ellos, que indicaba el desvío de carrera corta o larga, preguntaba como me sentía, si me estaba gustando y daba ánimos en la bajada que venía.

Un recorrido muy veloz (hablo del corto, obviamente), pistero y sin complicaciones técnicas, muy apto para todo el mundo (así no hay excusa para no venir) y que, sorprendemente, hasta tiene una subida de quitar el aliento (con eso a mí me han ganado).

Para mí, el que no haya bolsa de corredor me da lo mismo, el precio es muy justo por lo que te ofrecen...de hecho, el avituallamiento final tenía hasta opciones veganas (y tonto de mí, me enteré al llegar a casa).

La recomiendo? Sin lugar a dudas. Me quedé con ganas de hacer la larga, pero a ver si en un año cabeza y rodillas se ponen de acuerdo.

Volveré? Que esperen la representación de los Asmatic Bros en la tercera...allí estaremos!

Desde aquí mis felicitaciones a la Asociación Cadeliños por ofrecer una mañana genial de naturaleza y fin solidario :)



2 comentarios:

  1. Hola, leyendo estas palabras se nota que has disfrutado y dan ganas de participar. Muchas gracias por participar y por hablar con el corazón tal y como hacemos los que organizamos las carreras.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotr@s por ofrecer algo así: bueno, bonito y solidario.

    Ahí estaré el año que viene :)

    ResponderEliminar

Puedes comentarme aquí ;)