domingo, 9 de abril de 2017

Barrio Sésamo montañero: arriba y abajo.

Creo que todo el mundo o por lo menos mucha gente se respalda de internet para buscar ayuda, consejos o tutoriales sobre diversa índole.
Es común googlear lo que se precisa, y empezar a descartar enlaces o vídeos, hasta que encuentras uno que te convence.
Unas veces se tiene éxito y encuentras algo que te explica lo suficientemente bien el concepto y después puedes ponerlo en práctica o adaptarlo a tu manera de hacer, ya sabéis, eso de "cada maestrillo tiene su librillo."

En mi opinión, en el aficionado a correr por la montaña tienen que haber unos pilares básicos: forma física en general (que es muy diferente a tener un cuerpo diez), fondo o resistencia y algo de técnica o soltura en subir y bajar. La velocidad podría ser otra, pero como está fuera de mi alcance, yo nunca la cuento.

En este caso, lo que más buscaba yo por la red era esas pequeñas perlas de sabiduría que me ayudasen en el momento de subir o bajar por el terreno. En general me encontraba con tonterías de artículos o tan adornados que fácilmente podía perderse el hilo.
A día de hoy, sigo siendo pésimo en esto, pero nunca se deja de aprender e intentar mejorar, y con eso, sigue la ilusión de querer petarlo en la montaña. Dejo a continuación algunas de mis perlas (o más bien boñigas) de sabiduría:

Vámonos p'arriba!

- Caminar está infravalorado: sí, tal como lo lees. Cuando ves que caminando asciendes más rápido que corriendo, deja de hacer el memo! Ahorrarás energía, evitarás una mala pisada o contratiempo, y qué narices, también podrás ver el paisaje y disfrutar.

- Sé un tractor: mejor un ritmo lento y constante en el que controlamos la respiración y no desfondarse que ir a todo gas pareciendo una locomotora con la caldera a punto de explotar. Pasitos cortos a cadencia alta, tranquilidad, y llegaremos arriba antes de lo que esperamos.
De esta técnica tengo una variante, que llamo el 4x4. Cuando quieres pasar de caminar a correr es un punto delicado. Da cuatro zancadas caminando y las siguientes cuatro corriendo. Poco a poco, modifica los números: 6x6, 10x10. Será una tontería, pero a mí me funciona.

- Campo a través o entre piedras: parece una locura, pero a veces el camino más fácil no es el mejor. Tal vez una subida entre piedras en la que no podemos correr parece una idiotez, y se asemeja más a la escalada. Con el movimiento que hacemos ahí estamos contribuyendo a mejorar la forma física general. El campo a través también aporta obstáculos que tendremos que sortear, no es más divertido así? Os encanta correr por pistas anchas y bien prensadas? No es mi estilo.

- El cazador de subidas: "uy, hoy me toca salida suave en llano".  Estás de coña? Tal vez no te apetezca darte un palizón, pero no las evites. Integra alguna subida en tu salida, y aunque sea, hazla caminando. 

- Llevamos las piernas encima todo el día: sí, soy humano, a mí también me da pereza hacer sentadillas, zancadas y demás. Habéis pensado en que subir las escaleras hasta casa es un ejercicio fantástico para las piernas y lo integramos en el día a día?

Hmmm, mejor voy caminando, no sea que acabe sin dientes.

Sobre los pies o rodando: el arte de bajar

Soy un mediocre bajador. Tengo la suerte de tener un compañero que es muy bueno en ello, y siempre le pido consejo.

- Una y otra vez: pues sí, como en todo, se mejora con la repetición. Muchas bajadas las hago andando, y poco a poco voy trotando. Ya llegará el día que corra, pero hay que conocerse bien uno mismo.

- Los ojos primero, los pies después: una buena trazada es la diferencia entre algo fácil o algo desesperante. Lleva un ritmo en el que puedas ver bien, y poco a poco desarrollarás vista. Buscar puntos firmes donde apoyarse como rocas, matojos o tocones.  Muchas veces ayuda tener un compañero delante y ver que trazada hace. Ser copión? Bah, mejor llamarlo investigación, no?

- Encuentra tu equilibrio: hay gente que prefiere ir erguida con un punto de inclinación hacia adelante, desde los tobillos e ir más suelta con velocidad. Otros prefieren ir ligeramente encogidos y apretando tripa, taloneando un poco y ser más cautos. Cada uno es un mundo, habrá bajadas en las que irás a cuchillo cuando las conozcas, y otras más técnicas en la que es mejor bajar el ritmo o andar y llegar entero abajo.

- Imita al cangrejo: soy un amante de esta técnica. Cuando veo que la inclinación me lo pone complicado y voy con algo de miedo, pego el culo al suelo y voy con piernas y manos haciendo como este animal. Como mucho te patinará el culo y volverás con un agujero en la malla o pantalón, pero oye, y el sabor de la victoria?

Vista puesta en el terreno eligiendo la trazada.

Hasta aquí las más relevantes, espero que a alguien le sirvan. Que me decís, os cunde un vídeo de ésto?