lunes, 26 de diciembre de 2016

Un poco de inspiración no viene mal

Los héroes solemos encontrarlos en nuestro día a día, tal vez, sin saberlo, hasta duermen con nosotros.

Esos padres que han sacado adelante a los hijos con pocos recursos y muchas imaginación. Ese amigo que te protege de los depredadores del colegio. Tu compañer@ de vida, que es un apoyo incombustible a tu lado.

Pero a veces tendemos a buscar un poco más, algo que nos inspire en lo deportivo. Algunos nos conformamos y resignamos (aquí servidor presente) a disfrutar de lo que hacemos en la mediocridad, pero somos soñadores...y a veces tendemos a imaginar un poco más.

En los tiempos que corren se está vendiendo mucho eso de "nunca te rindas", "ve a por tus sueños", "sin dolor, no hay éxito". Creo que el mensaje es correcto, pero viene de fuentes equivocadas. Normalmente es gente que no tiene que enfrentarse a una jornada laboral normal, ni siquiera a unas circunstancias vivenciales normales. Y ya no hablemos de sus recursos económicos... A tod@s nos gustaría alguna vez en la vida correr, que sé yo, la Badwater, no? O la Titan Desert. O esa carrera del pueblo de al lado que tiene fama de ser la más dura del planeta, pero que cuesta lo suyo... Y en esa ambición empezamos a ver figuras de casi dioses e intentamos emularlos.

Bien, pues en todo ese proceso y en el de maduración posterior, en el que uno va aclarando sus ideas y se da cuenta de que tiene los pies en el suelo, no en el cielo, si que perduran algunos que creo que son dignos de admirar, pero con mayúsculas. Os dejo a mis tres preferidos, espero que os inspiren.


1) Javier Fran y Albert Giné: Javier es un corredor de montaña invidente, que muchas veces se enfrenta a ultradistancias. El propio Albert, conmovido por semejante persona, se ofreció a ser su guía.



2) Juanjo Méndez y Raquel Acinas: os dejo el tráiler de su documental Imparables (podéis buscarlo en Internet entero). A Juanjo seguramente lo habéis visto en más de un anuncio de Cofidis, un ciclista que le falta medio cuerpo...pero le sobran narices. Tanto él, como Raquel, ambos son deportistas paralímpicos.


3) Damián López: os dejo el último vídeo suyo que encontré. Antes había visto algún documental suyo, pero no sabía su nombre. Obviamente, su historia me impactó y emocionó. Paralímpico cubano, pura actitud.


Esto es sólo una muestra de lo que seguramente sea interminable. Por lo menos a mí, en momentos que no doy, me motivan a seguir adelante.